jueves, 4 de mayo de 2017

MI RECORRIDO POR SUDAMÉRICA

Sábado, 19 de julio del 2008.
10:15 pm.

Estoy acostada en el hostal "Gente del Sur" en Bariloche, una ciudad al sur de Argentina, es el penúltimo punto de mi viaje por Sudamérica, sólo falta Mendoza. Estoy muy contenta por todo lo que ha sido mi intercambio, este viaje en especial es hermoso, he conocido muchísimos lugares empezando por el desierto de Atacama al norte de Chile donde nos encontramos con 4 compañeros de la universidad, Daniel y Oscar de Monterrey y Steffen y Christian de Alemania, entonces ya eramos 7 en nuestro tour.


México y Alemania en San Pedro de Atacama, Chile.
Fuimos al Valle de la Luna donde se ven paisajes hermosos y al atardecer las montañas van cambiando de color entre rosado, anaranjado y café, dependiendo del momento, es muy bonito. San Pedro -de Atacama en Chile- es muy pueblerino, las calles son de tierra y las pocas que hay pavimentadas, son de piedras, la mayoría de las casas son de adobe o ladrillos de esos que parecen de tierra.


Valle de la Luna, San Pedro de Atacama, Chile.
Atardecer en el Valle de la Luna, San Pedro de Atacama, Chile.
De de ahí tomamos el tour por el Salar de Uyuni que es increíble, todo lo que veía era sal, hasta el hostal, las camas, las mesas, las sillas, esculturas, todo era hecho con bloques de sal. Claro que al último ya estaba un poco cansada por el viaje y por ver tantas lagunas pero de no haber sido por el intenso frío, hubiera estado perfecto. Nunca había sentido tanto frío en mi vida.


Salar de Uyuni, Bolivia.
Todo hecho de sal en Uyuni, Bolivia.

Muerta de frío en Bolivia.
El árbol de piedra que hay ahí se parece mucho a una piedra que está en Los Cabos -en México- y que es muy famosa, no la conozco pero la he visto en fotos.


Árbol de Piedra, Bolivia.
La laguna colorada es literal de ese color, eso pasa porque el viento remueve los minerales del agua y por una reacción que causa el sol. En general todos los paisajes son muy bonitos pero no me acuerdo ahorita de todos, fueron muchos y de todos tengo fotos.


Laguna colorada, Bolivia.
Nos dejaron en la ciudad de Uyuni, muy pequeña y con mucha pobreza, ahí tuvimos que dormir una noche porque no había transporte hacia Villazón, la frontera con Argentina y Bolivia. Total que al día siguiente tomamos un bus apestoso y descompuesto, con mucho 'olor a humano', del feo. El bus se paraba a cada rato porque no arrancaba y los bolivianos se bajaban a ver qué pasaba. Finalmente llegamos a Villazón, prácticamente regalé 300 pesos porque no sabía cómo era el cambio de moneda y compramos boleto hacia Salta, Argentina 20 pesos argentinos más caro que lo normal. Pero así nos fuimos, ya sin los regios ni los alemanes porque se iban a ir a otro lado, no sé cuántas horas más faltaban para Salta, donde había que agarrar otro bus hacia Puerto Iguazú.


Uyuni, Bolivia.
La Quiaca, Agentina.
Llegamos a Salta como a las 8:00 am en mi cumpleaños, fuimos al centro a la plaza central llamada "9 de julio", aprendí que se llama así porque que era el día de la independencia de Argentina, había soldados, otros tocando música, reporteros, cámaras, micrófonos y supongo que gente importante.

Día de la independencia en Argentina, Plaza Central.
Entonces era un 9 de julio en la plaza 9 de julio en mi cumple 9 de julio en el aniversario de la independencia de Argentina que sucedió un 9 de julio de 1816.


Mi cumpleaños en el 2008, Argentina.
Después fuimos a un café internet a hacer unas llamadas por Skype pero primero revisé mi correo y vi uno de mi papá, que me había enviado un par de días antes, donde me contaba que mi abuelita había fallecido en su casa en Mazatlán, me dio mucha tristeza porque fue enterarme de golpe e inesperadamente pero las líneas que me escribió mi papá fueron muy reconfortantes como siempre y me contuve. A todos nos va a pasar, solo que a algunos les pasa antes que a otros. Mi abue sabe que aunque no pude estar en los últimos momentos, la recuerdo con mucho amor y así será por siempre, ¿en qué panteón estará?, iré cuando regrese a México.

Tomamos el bus ese día a las 2:30 pm y llegamos a Puerto Iguazú al otro día como a la 1:00 pm creo, buscamos hotel y salimos a caminar hacia el lugar de las 3 fronteras donde se junta el río Paraná con el Iguazú y se ve territorio de Brasil, Paraguay y Argentina desde un mismo punto. 


Entrada a Puerto Iguazú.
En la noche fuimos a cenar a un restaurante mexicano malísimo y después a carretear a un lugar bueno, con el dueño del hostal, su novia, un holandés que terminó pedísimo bailando con todos y ofreciendo de su trago a todo mundo. También fuimos con Diego, un colombiano muy lindo que parecía de 16 años pero tenía 21, ese día nos dormimos a las 5:30 am y nos levantamos a las 7:00 am para irnos a las Cataratas de Iguazú. 


Primero fuimos a la lancha donde nos mojan a chorros literalmente, subimos por el circuito inferior, después el superior pasando por las caídas de las 2 hermanas y los 3 mosqueteros.


Paseo en lancha por las Cataratas de Iguazú.


Caídas de las 2 hermanas, Iguazú.
Finalmente llegamos a la garganta del diablo, no tengo palabras suficientes para describirlo, es increíble ver tanta agua, parecen como hilos ondeándose con el viento, es demasiado bello. 


Garganta del Diablo, Cataratas de Iguazú, Argentina.
Cuando salía de ahí, escuché a un señor que le decía a su hijo algo que todos deberíamos hacer: dar gracias a la naturaleza por eso que nos regala y debemos cuidar.

Ese día en la tarde nos fuimos rumbo a Uruguay, no recuerdo por cuantas ciudades pasamos pero por fin llegamos, primero a Montevideo, de ahí a Punta del Este, de vuelta a Montevideo para continuar a Colonia.


Uruguay.
Después sigo escribiendo del viaje porque estoy en el cuarto, ya llegaron todos y Sandra anda llorosa porque habló a México, a ver que noticias le dieron...

Lorena Beltrán
¡Gracias por leerme y dejar tu comentario! 
Sígueme en redes sociales: benele  Instagram | Twitter | Facebook Blogger | Pinterest