martes, 29 de noviembre de 2016

RELATOS DE VIAJE- EL GRINGO CANSADO

Puedo decir que ese ha sido, hasta la fecha, el viaje más inesperado de todos los que he tenido. De estar preparada para ir y venir en menos de un día, pasé a estar fuera 3 días... imagínense lo que eso implica, no llevaba maleta, por lo tanto no llevaba ropa extra, ni artículos personales, ni siquiera maquillaje... en fin, no cambio la experiencia por nada, eso de andar de arriba para abajo es lo mío y de compras, no fue la excepción.

En esta 'selfie' se alcanza ver el hombro de una persona a quien le llamaré "El gringo cansado":


Lista para regresar a Tijuana.
Lo vi desde que estaba en la sala de espera, recuerdo perfecto que me impresionó su altura cuando llegó y volví a verlo cuando abordamos el avión, era un hombre sumamente alto, de complexión "llenito" (por decirlo amablemente), soy pésima para calcular edades pero estimo que habrá tenido entre 60-65 años, cabello canoso, lentes, portaba un maletín e iba vestido de manera formal, con traje, camisa y corbata aunque un tanto desaliñado, no era para menos, ya pasaban de las 9:00 pm y supongo que había tenido un largo día de trabajo, igual que yo (para prueba, mis ojeras en la foto).

Mi sorpresa fue que cuando llegué a mi asiento, resulta que él sería mi compañero de vuelo, estaba en el pasillo quitándose el saco y aflojándose la corbata. Lo saludé en español: "Buenas noches", dando por hecho que iba a responderme en inglés, me dijo: "Buenas noches, señorita", en español también; noté de inmediato su acento extranjero, agradecí el acceso, me senté y cuando él también se sentó, recuerdo que pensé: "¡Dios mío!, qué incómodo ha de ser viajar para personas tan grandes como él, sus rodillas rozan con el asiento de enfrente, seguramente por eso pidió pasillo, en realidad no tiene otra opción"... bueno, me estoy desviando del tema.

Ya que estuve lista, empecé a platicar con él sobre su viaje y el tráfico que hubo ese día para poder llegar al aeropuerto. También iba de regreso a casa, él vive en San Diego, CA, pero muchos de sus clientes en Estados Unidos, tienen oficinas que se encuentran en el centro del país, por lo que viaja constantemente para atenderlos. La verdad es que "El gringo cansado" se veía demasiado cansado, su semblante lo expresaba sin necesidad de que él dijese nada, en un momento me atreví a preguntarle si viajaba muy seguido y me respondió:

"–Ahora menos que antes, ya no quiero viajar tanto. Llega un punto en tu vida en donde lo que quieres es tener una vida más sedentaria, ya viajaste, ya trabajaste, ya hiciste, ya no quieres más que disfrutar pero, bueno, mi trabajo es asesorar y no me dejan de pedir asesorías así que, aquí estoy."

No me dijo nada nuevo, la realidad es que he escuchado de varias personas que toda su vida han viajado constantemente por trabajo, que llega un punto en donde ya no es tan atractivo como parece. Me seguí con otro punto, "–¿Qué tipo de asesorías da?, pregunté", "–Me dedico a asesorar empresarios con todo tipo de trámites y estrategias...", hago una pausa aquí porque lo que siguió me dejó reflexionando respecto a algo muy cierto, de alguna forma ya me había percatado porque yo también trabajo dando asesorías, pero "El gringo cansado" no pudo haberlo expresado mejor:

"...la mayoría de las personas ya saben lo que tienen que hacer pero no tienen confianza en sí mismos y necesitan que alguien más, como yo, se los diga. La diferencia es que al escucharlo de otra persona, al mismo tiempo que confirman lo que piensan, entregan una responsabilidad a otro para no cargar con todo. De esa forma, si algo sale mal, me pueden culpar a mí y, aunque haya sido también su idea inicial, me pagaron para que yo fuera el culpable y me encargue de resolverlo.". 

Es TAN cierto. Cuántas veces tienes la respuesta exacta para tus problemas, escuchas la opinión de gente cercana a ti, ya sea familiares, amigos o colegas pero no, prefieres confiar en un desconocido que te diga cómo hacer las cosas y, en muchas ocasiones, preferir pagar por escuchar lo mismo que varios ya te habían dicho antes. 

Lorena Beltrán
¡Gracias por leerme y dejar tu comentario! 
Sígueme en redes sociales: benele  Instagram | Twitter | Facebook Blogger | Pinterest